Mindfulness, Atención Plena, por Carmen Trotter

¡Hola chic@s! Hoy os voy a hablar del estrés, envejecimiento celular y atención plena

Pesadas cargas de trabajo, cumplir con plazos cortos, cuidar de otros, preocupaciones financieras, y sobre todo lidiar con nuestros pensamientos, la vida en sí.

El estrés ha invadido nuestras vidas diarias de diferentes formas y nosotros podemos soportar episodios ocasionales de estrés extremo que pueden incluso llegar a ser buenos y motivadores para que tomemos decisiones. ¿Pero, qué sucede cuando estamos expuestos frecuente o continuamente a estresores ambientales? La respuesta es que empieza a afectar a nuestra salud. El estrés lleva el cuerpo hacia una salud deficiente y envejecimiento prematuro. Los científicos nos advierten que es importante encontrar formas de manejar y reducir el estrés crónico en nuestras vidas o si no, corremos el riesgo de sufrir muchas enfermedades relacionadas con la edad como las demencias, las enfermedades cardiovasculares, diabetes, artritis, depresión e incluso cáncer.

En resumen, ¡el estrés no es nada bueno! Si estás experimentando un estrés continuo, no solo es malo para tu salud sino que te está haciendo envejecer de forma prematura. ¿Significa que podemos controlar nuestro reloj biológico de alguna forma al manejar nuestro estrés? Realmente no buscamos retroceder el reloj sino retrasar el envejecimiento prematuro causado por el estrés. ¿Y cómo se puede hacer?

Los estudios recientes en el campo muestran que los telómeros, los extremos protectores de los cromosomas, pueden ser un camino a explorar para responder a esta pregunta. Más específicamente, la longitud de los telómeros se considera un marcador biológico para el envejecimiento y un posible predictor de la salud futura. Los estudios muestran que el estrés acorta la longitud de los telómeros.


Telómeros: ¿Nuestro reloj biológico?

Los telómeros son los protectores formados por proteínas de los frágiles extremos de cada hebra de ADN. Los telómeros evitan que los extremos de los cromosomas se peguen entre ellos, lo que podría alterar la información genética. Los científicos los asimilan a herretes, las puntas plásticas de los cordones que evitan que las puntas se deshilachen. Sin embargo, los telómeros tienen otras funciones importantes durante la división celular.

Las células de nuestros cuerpos se dividen por muchas razones: se dividen para que podamos crecer o para reemplazar células viejas, muertas o dañadas. De hecho, nuestro cuerpo está sustituyendo constantemente células viejas y dañadas por células nuevas en una tasa de millones por segundo. Aunque suena como mucho trabajo, lo que pasa tras bambalinas es mucho más meticuloso y, al mismo tiempo, fascinante.

Un complejo proceso se lleva a cabo para garantizar los resultados en la división celular pero cada vez que una célula se divide, los cromosomas quedan más cortos por unos 25 a 200 nucleótidos. Aquí es donde los telómeros se convierten en protectores. Los extremos de los cromosomas están protegidos por los telómeros para garantizar que la única sección que se recorta sea la de la longitud de los telómeros, dejando la hebra principal de ADN intacta. Esto desencadena que la célula inicie la senescencia (envejecimiento) o apoptosis (muerte celular programada).

Esta historia se hace más emocionante con la introducción de otro personaje: la telomerasa, una enzima que protege y reconstruye los telómeros al añadir ADN telomérico, o secuencias repetidas de nucleótidos, a los telómeros acortados, logrando que mantengan su longitud. Entre más largo es el telómero, más veces una célula podrá dividirse y renovarse. La telomerasa previene el acortamiento de telómeros enviando señales a la célula para que deje de dividirse o para que muera. La telomerasa promueve la longevidad de la célula incluso cuando tiene telómeros críticamente cortos.


¿Qué acelera el acortamiento de telómeros?

La falta de sueño, los malos hábitos alimenticios y sobre todo, el estrés.

Atención plena y estrés: ¿Cómo están relacionados?

La práctica de la atención plena permite a la mente cambiar de forma voluntaria su percepción de una situación estresante, pasando de una amenaza que desencadena estrés y ansiedad poco productiva a aceptación. También crea emociones positivas y disminuye la rumiación, es decir, la tendencia de la mente de pensar negativamente. Según las tradiciones budistas, la meditación disminuye el estrés psicológico y promueve el bienestar. La pregunta es si realmente el mindfulness puede disminuir la rapidez con la que una célula envejece. ¿Realmente puede influir la longitud de los telómeros?

Un estudio de 2016 realizado por investigadores españoles mostró que los expertos en meditación zen tenían los telómeros más largos que un grupo de personas que nunca habían meditado pero con el que compartían edades y estilos de vida similares.


Además de promover la longitud de telómeros e incrementar la actividad telomerasa, también se sabe que la atención plena cambia nuestra estructura cerebral y conlleva cambios en la concentración de materia gris en regiones cerebrales relacionadas con el aprendizaje y los procesos de memoria, la regulación emocional y el procesamiento auto referenciado, así como la capacidad de poner las cosas en perspectiva”.

La meditación parece ser una forma magnífica de afrontar el estrés de la vida diaria, retrasar el envejecimiento prematuro y mejorar la calidad de vida. ¿No es sorprendente que unos cuantos momentos de calma y relajación puedan influir positivamente en nuestra salud? Que maravilla.

 OBVIEDADES

  • Si no sé de algo es porque no me interesa. Me hace mucha gracia cuando la gente habla por ejemplo de política y yo digo que no entiendo porque no me interesa y me hablan como si me faltase cultura, o me explican de qué va la cosa, y yo me quedo con cara de flipada pensando: “Que parte de que no me interesa no le habrá quedado claro”. Vamos a ver, he dicho que no me interesa, y la obviedad aquí es que hoy en día con los medios de comunicación que hay, tenemos la facilidad de ser expertos en la materia que queramos, y si no sabemos de algo, es obvio que es por falta de interés, no por falta de medios, a mí la política no me interesa, y de lo que sí me interesa me informo a muerte y no tengo por qué compartirlo con nadie. No nos enteramos de nada. Obviedad obvia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.